Tratamiento que consiste en la eliminación del tejido nervioso de un diente, así como la conformación del canal donde se alberga, para permitir un correcto sellado que garantice un cierre estanco del mismo, imposibilitando el paso de bacterias del exterior al interior del hueso.

Éste es un tratamiento de rescate de un diente que de otro modo debiera ser extraido.

Igualmente optamos por éste tipo de tratamiento para la realización de determinados tratamientos de prótesis fija, para prevenir posteriores complicaciones infecciosas.